Vivir en una casa como la de los Picapiedra

El interior de la casa es tan original como el exterior: entrando en la casa se puede notar que también allí el arquitecto hace ver su mano.

A diferencia del exterior, en el interior el color dominante es el blanco. Las líneas sensuales y redondeadas se pueden notar también en el mobiliario, como por ejemplo en las estanterías que decoran el salón.

La falta de esquinas se puede notar también en el piso de algunas zonas que no tiene líneas horizontales sino curvadas y, de la misma manera, las líneas de las paredes.

Loading...

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *